Mi carrito  
Ingresar como clienteRegistrarse
Protegerse de la radiación UV

La radiación UV tiene varios efectos beneficiosos, pero también puede ser muy dañina si se exceden unos límites de "seguridad".

La radiación solar es un factor natural de gran importancia debido a que ésta modula el clima terrestre, teniendo una influencia significativa en el medio. La región ultravioleta (UV) del espectro solar juega un papel determinante en diversos procesos en la biosfera. Si la cantidad de radiación UV es suficientemente alta la habilidad de autoprotección de algunas especies vegetales se ve vulnerada, y el sujeto puede resultar dañado. Este hecho también afecta a los seres humanos, en particular a la piel y a los ojos.

Usted puede adoptar una serie de medidas para evitar los efectos nocivos de la radiación UV, como ser:

Use bloqueador solar. Hacerlo diariamente, no importa que esté nublado. Proteger tu piel de los rayos ultravioleta evitará lesiones en la piel, incluyendo cáncer. Lo ideal es un bloqueador de mínimo 15 de factor de protección. Uno de FPS 30, bloquea un 97 porciento de los rayos UV que causan quemaduras. En Homeopática Hahnemann contamos con una línea de protectores y bloqueador solar que le será muy útil a la hora de cuidarse de la radiación UV.

Cúbrase. Use ropa que proteja su piel lo más posible y que no deje pasar la luz visible. Para determinar esto pruebe si puede ver su mano entre la tela y un foco de luz. Si la ve, entonces dicha prenda no ofrece una buena protección a la exposición solar.

Póngase un sombrero. Un sombrero de ala ancha resulta ideal, ya que protege el cuello, las orejas, los ojos, la frente, la nariz y el cuero cabelludo. Una gorra con visera ofrece algo de protección para la frente y la parte superior de la cabeza, pero no para la nuca ni las orejas, lugares en que comúnmente se presenta el cáncer en la piel.

Use anteojos para el sol con protección contra rayos UV. Los anteojos para el sol con protección contra rayos UV pueden ayudarle a proteger sus ojos contra lesiones causadas por el sol. Revise la etiqueta para asegurarse de que sea así. Los anteojos más oscuros no son necesariamente los mejores. La protección contra rayos UV se debe a una sustancia química invisible que se aplica en los lentes, no a la oscuridad de éstos.

Limite la exposición directa al sol. La mayor intensidad de los rayos UV se registra cuando el sol está en lo más alto del cielo, entre las 10 AM y las 4 PM. Permanezca a la sombra siempre que sea posible.

Síganos en:

Convención 1436 - Tel.: 2900 23 93 - info@hahnemann.com.uy

© Homeopática Hahnemann Laboratorio - 2017

Nuestro sitio web es HTML5 y CSS3 válido según las normas de W3C

Diseño y desarrollo: anemona + jcse